viernes, 16 de diciembre de 2016

Poema escrito en Montmartre


Jardin Frédéric Dard


Sentado sobre la hierba,
En un parque diminuto de Montmartre,
Con las calles de piedra a mis espaldas,
Respiro tan hondo como puedo.
Quiero inocular en mis pulmones contemporáneos
Algo que el aire de la colina aún
Deja flotar, algo de su historia,
Quiero respirar el viento que movió
(Como a las astas del Moulin Rouge)
Las manos de Renoir y de Picasso,
Quiero saber si en las hojas de este verano tan precario
Se ha adherido alguna nota que Erik Satie
Dejó olvidada,
Quiero saber si es posible sorber aún
La locura de Lautréamont.

Y sin embargo lo que persiste
Es otra cosa: el ruido de las monedas
Que la monja extrae bajo la cúpula de Sacré Coeur,
Las máquinas de fotos
Que ensayan en los turistas voraces
Un simulacro de inserción
Encima de cualquier paisaje.
Lo que persiste es un museo
Y dos y tres y cien pintores
Que en las aceras atestadas de la Place du Tertre
Aceptan Visa y Mastercard.
Persiste en fin lo único posible:
La oferta, la demanda
Y el olor a orín que cae hacia una París
Que bebe todavía, bebe sedienta
De todos nuestros cuerpos.


Fernando G. Toledo

17/07/2016 * Montmartre, París
(inédito)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada